Triunfazo, ante el Funebrero

Talleres derrotó 0 – 1 a Chacarita, en el Estadio del Funebrero, en San Martín, con un golazo de Nicolás Molina, a los veinticinco minutos de la segunda parte, en la tarde del Domingo, por la 4º fecha de la Zona A del Torneo de la Primera Nacional 2024, y logró los tres puntos por primera vez como visitante, desde su regreso a la Divisional. Venció a un rival que siempre resulta complicado, en su reducto, pese a que se jugó sin público local, por la sanción que impera. El elenco de Martín Rolón, tuvo algunas situaciones claras en el primer tiempo, y no las capitalizo; en el complemento, cuando superó el intento de dominio del Funebrero, quebró el marcador en una contra extraordinariamente administrada, con Alejandro Benítez y Nicolás Molina, asociados. No obstante, el Árbitro Pablo Giménez, omitió la sanción de un penal de Nicolás Cháves contra Ciro Campuzano, en el primer tiempo, en la más polémica de la jornada. El Albirrojo, fue más que el Tricolor; manejó estratégicamente el juego y se quedó con un gran resultado. Volvió a ganar fuera de Escalada, en la Segunda Categoría, luego de más de veintiocho años y medio. Quedó en la línea de los terceros, con 8 puntos en la Tabla de la Zona A, a cuatro del líder, San Martín (San Juan).

vs Chacarita 5º 2024 10

Foto Prensa Chacarita. Talleres consiguió su primer triunfo como visitante, en el Torneo.


Talleres ganó como visitante, por primera vez, desde esta nueva incursión en la Primera Nacional. Merecido. Un triunfo, producto de un planteo astuto. Fue protagonista, en la tarde de San Martín. Desactivó circuitos de juego del rival; no se dejó llevar por delante, ante quien tenía la presión a cuestas, por jugar sin su público, en su propia casa. Tuvo más verticalidad y generó las situaciones en el arco contrario, hasta poder convertir el gol de un triunfo, que ya es histórico.

La Roloneta, volvió a dar una muestra contundente de su carácter y trabajo. Se ajustó, a las características que había revelado el equipo de Anibal Biggeri, en la previa. Fue a buscarlo y lo dañó, en las zonas donde mostraba flaquezas.

Sorprendentemente, en el arranque del partido, el que administró con mayor prolijidad, fue la visita.

A los nueve minutos, Talleres avisó, con una jugada de laboratorio, enviada tras un tiro libre desde la derecha por parte de Alejandro Benítez. Bajó Nicolás Malvacio por el segundo palo para Nicolás Molina, quien cabeceó débilmente, a las manos del Arquero Federico Losas.

Sin embargo, Chacarita se animó un poco más, sobre el primer cuarto de hora. Primero, en quince clavados, con un disparo de Claudio Pombo, que pasó cerca del palo izquierdo de Damián Tello. Inmediatamente, a los dieciséis minutos, llegó con un centro de Fernando Brandán desde la izquierda, que Matías Rodríguez capturó y definió cruzado, con un remate que se fue desviado.

El Tallarín, insinuaba en ataque, cuando manejaban la pelota Fernando Enrique y Tomás Asprea. Ciro Campuzano, buscaba por la derecha. Nicolás Molina, era su socio, aguantando cada envió.

En esa explosión que el equipo ofrecía, a los veintitrés, estuvo cerca de quebrar el cero. Una maniobra individual de Tomás Asprea, quien recuperó delante del círculo central y transportó la pelota, hasta la zona de definición por el carril principal. Sacó un disparo, que se fue muy cerca del palo izquierdo de Federico Losas.

Sobre veintisiete minutos, Tomás Asprea gestó sobre la derecha, y en la mitad del terreno, se asoció con Fernando Enrique. El Capitán, habilitó por la izquierda a Patricio Romero, quien se fugó en ofensiva y propulsó un disparo fuerte, que contuvo con dificultades el Arquero Federico Losas.

Chaca, veía como el rival se animaba a atacarlo. Por ello, estuvo obligado a ir a buscar en el campo contrario. A los veintiocho, tras una excelente habilitación de Fernando Branda, el Funebrero lo tuvo para la apertura del marcador, con un mano a mano del cordobés Claudio Pombo. Pero se topó, con la gran reacción de Damián Tello, que lo ahogó y tapó, en la zona de definición.

No obstante, a menos de diez minutos para el cierre de esa primera parte, los de Martín Rolón fueron más prácticos y punzantes, en las construcciones ofensivas. Generaron cuatro maniobras muy nítidas, para tratar de destrabar el partido.

La primera de ellas, cuando el cronómetro marcaba los treinta y cuatro, en una réplica pragmática. Norberto Palmieri, le mordió la bocha a Matías Rodríguez y automáticamente, Alejandro Benítez enarboló la contra. Conectó rápido con Fernando Enrique. El orientador del juego, metió un pase profundo para Ciro Campuzano. El Atacante, como estaba establecido, sorprendió por el andarivel central, como referencia de área. Y cuando se dispuso a rematar, dentro del área, Nicolás Cháves le pegó una patada, en el pie con el que iba a lanzar al arco. Era penal. Sin embargo, el Árbitro Pablo Giménez no lo comprendió así. La acción continuó. Todos los jugadores e integrantes del banco del Albirrojo, reclamaron por la pena no sancionada.

Unos segundos después, cuando ya se jugaban treinta y ocho, otra vez apareció en acción Ciro Campuzano, quien bajó la pelota con el pecho y probó los reflejos de Federico Losas, con un remate que tenía destino de red. El Arquero, providencialmente, envió al tiro desde la esquina.

A continuación, ya sobre los cuarenta, Tomás Asprea oficio de asistidor para habilitar a Ciro Campuzano, que se filtró por la izquierda metiendo un remate cruzado totalmente desviado, en otra llegada clara, generada por el conjunto dirigido por Martín Rolón.

En tiempo de descuento, con un minuto adicionado, Fernando Enrique forzó una crecida por la banda derecha. Proyectó un centro, que Nicolás Molina cabeceó desviado, sin que la bola llegue a salir por el fondo de la cancha. En la continuidad, Patricio Romero secuestró y tocó con Tomás Asprea, quien le devolvió la posesión. Entonces, este Lateral y Mediocampista, ganando en velocidad, desbordó por la izquierda y metió un centro preciso que Nicolás Molina, no pudo conectar con precisión a la red.

Talleres, dejaba una gran imagen sobre el cierre de la primera parte. Había fabricado media docena de situaciones en el arco local, aunque no tuvo la precisión necesaria, para irse en ventaja.

Ya en el complemento, de arranque, Chacarita mostró otra actitud. Tuvo mayor infundio, en el comienzo, para tomar el protagonismo en ofensiva.

En esos primeros lineamientos, a los tres minutos, Matías Pisano enganchó de derecha a izquierda, filtrándose contra el área. Hizo pasar de largo a Nicolás Malvacio en la marca, y metió un remate que encontró bien ubicado a Damián Tello, quien contuvo con la solvencia de siempre. Un minuto después, el Funebrero manejó bien el ataque; Matías Pizano abrió a la derecha para Matías Vera, que disparó y el Arquero Damián Tello, volvió a amortiguar.

Pasado ese primer sofocón, los de Escalada se acomodaron, para crear espacios. Lastimar a espaldas de los dos mediocampistas de contención y los laterales, era la intención.

A los ocho, Fernando Enrique probó con un remate que tapó Federico Losas, en dos cuotas y con suspenso.

Más adelante, pese a que ya había ingresado el experimentado Víctor Figueroa por Matías Pisano, en el Tricolor, para tener el balón, la visita generó una más de peligro. A los diecisiete, se repitió el protagonismo ofensivo del Tallarín, dado que el Arquero de Chacarita daba ventajas, probó con otro disparo ensayado por el Capitán, Fernando Enrique.

El oficio de la Roloneta y la confianza que tiene en su condición física, lo llegó a que unos pocos segundos después, Fernando Duré se proyecté y ejecute un centro en forma de buscapié, que Nicolás Molina no pudo controlar, y tampoco Ciro Campuzano logró conectar, cuando entró solo por el segundo poste.

El Tricolor, veía que se le complicaba el trámite. Por eso, reaccionó en ofensiva. Un minuto más tarde, Damián Tello se lució en el arco de Talleres, mandando la pelota al tiro de esquina, tras una bola detenida que llegó desde el vértice izquierdo, en un tiro libre ejecutado por Víctor Figueroa.

En tanto, Talleres de contra, estuvo cerca, con un disparo de Fernando Enrique que Federico Losas, tapó de manera dubitativa, en veinte minutos.

Era un partidazo. Solo le faltaba la estocada final, de alguno de los dos conjuntos, para romper la hegemonía del cero.

El Entrenador Tricolor, tomó nota de la complejidad del caso. Envió al campo a Axel Guerra y Matías Belloso, por Claudio Pombo y Fernando Brandan, respectivamente. No estaba conforme, con la producción ofensiva.

Ya sobre los veinticinco, desde un tiro de esquina a favor para Chacarita, llegó la tan ansiada apertura del marcador, a favor de Talleres. La justicia, en el marcador. Se cumplió, aquel viejo proverbio que indica que todo “tiro de esquina mal ejecutado, es gol del rival”. Ese lanzamiento, fue enviado de manera corta, para que despeje del fondo Albirrojo, con Fernando Enrique de cabeza, defendiendo. En la contra, la pelota llegó hasta Circo Campuzano, quien descargó con Nicolás Molina, que maniobró perfectamente y puso un pelotazo al vacío por la izquierda, para la aparición fantasmal de Alejandro Benítez. El Mediocampista, desbordó, hizo una pausa y habilitó en la puerta del área al propio Nicolás Molina, quien le dio de lleno con el empeine del botín derecho, para ponerla a media altura del palo izquierdo de Federico Losas, que no tuvo nada que hacer. Talleres estaba 0 – 1 arriba en el marcador, y todo era delirio para los de Remedios de Escalada.

Con el resultado a su favor, Martín Rolón les pidió a sus hombres, que no se replieguen; que le quiten la pelota a Chaca. Y trabajen, con esa precisión quirúrgica, con la que saben esperar y recuperar.

Faltando diez minutos para el cierre, el Entrenador renovó las fuerzas de ataque. Maximiliano Rogoski junto a Rodrigo Cao, ingresaron por Ciro Campuzano y Nicolás Molina, respectivamente.

Los de Anibal Biggeri, sintieron demasiado el impacto y no pudieron revertir, la situación adversa. No lograban ingresar, en la zona candente de definición, con el esférico limpio de obstrucción.

Una vez más, la Roloneta mostró su versión más sólida, con firmeza y prestancia en el bloque defensivo. Soportó y resistió, los intentos del oponente; por abajo, y en la cancha de arriba.

En tiempo de descuento, para bajarle intensidad a la cruzada, Agustín Campana, primero reemplazó a Alejandro Benítez. Y a los pocos segundos, Jeremías Denis reapareció oficialmente un año después de su lesión, sustituyendo a Tomás Asprea, uno de los motores del elenco.

Con pocos sobre saltos, y sin mayores complicaciones, el Albirrojo se quedó con una victoria, que vale oro.

De esta manera, Talleres se quedó con la primera victoria como visitante, ante un rival siempre complicado en la Divisional, que aspira a estar entre los de arriba. Se impuso con autoridad, mostrando el sello distintivo de un equipo, al que es muy difícil marcarle un gol. Además, encontró la efectividad, como consecuencia de su planificación, con un tanto de un Delantero que aguanta todo.

Con registros inéditos para su historia, el representativo de Martín Rolón es tan solvente, que en los segundos tiempos, suma veintiséis partidos sin que le anoten un tanto. Por esta razón, suma ocho partidos sin perder, fuera de los límites de Remedios de Escalada, con seis victorias en ese módulo.

A su vez, en lo histórico, el Albirrojo celebró la conquista de una victoria como visitante en la Segunda Categoría, tras más de veintiocho años, sin alegrías. La última vez, lo había logrado ya descendido, con aquel triunfo 2 – 3 ante Unión, con tres goles  de José O. Blanchart, para los Tallarines;  y Jorge O. Raffo y José L. A. Marzo, para el Tatengue, en el Estadio 15 de Abril, en Santa Fe, por la 36º fecha de la Temporada 1994/95, en un choque que se produjo el 6 de Mayo de 1995.

Tres puntos que le permiten sumar 8 unidades ya, y acomodarse en la Tabla, para trepar al grupo de los terceros en la Zona A, que siguen de cerca al líder San Martín (San Juan), que manda con 12 puntos; y su escolta, Gimnasia y Esgrima (Jujuy), con 9 puntos. Está en la buena senda.


SISTESIS:

CHACARITA 0

Federico Losas; Matías Vera (74’ Maximiliano Meléndez), Tomás Oneto, Nahuel Brunet y Nicolás Cháves; Nicolás Watson y Juan Pablo Passaglia; Matías Rodriguez (74’ Exequiel Beltramone), Matías Pisano (57’ Víctor Figueroa) y Fernando Brandán (67’ Matías Belloso); y Claudio Pombo (67’ Axel Guerra).

Suplentes: Marino Arzamendia, Iván Cardozo, Tobías Fernández y Julián Domke.

DT: Anibal Biggeri.

TALLERES 1

Damián Tello; Fernando Duré, Nicolás Monserrat y Nicolás Malvacio; Tomás Asprea (92’ Jeremías Denis), Norberto Palmieri, Alejandro Benítez (90’ Agustín Campana) y Patricio Romero; Fernando Enrique; Ciro Campuzano (80’ Maximiliano Rogoski) y Nicolás Molina (80’ Rodrigo Cao).

Suplentes: Mauro Casoli, David Achucarro, Federico Sánchez, Diogo Guzmán y Favio Cabral.

DT: Martín Rolón.

Gol: 70’ Nicolás Molina (T).

Amonestados: Nicolás Watson, Maximiliano Meléndez, Claudio Pombo y Tomás Oneto (CH); Fernando Duré (T).

Estadio: Chacarita (Muy Bien).

Árbitro: Pablo Giménez (Regular).

Asistentes: Ariel Scime y Federico Pomi.

Cuarto Árbitro: Salomé Di Iorio.

Recaudación: A puertas cerradas.

Público: 400 personas aproximadamente.